Game Over

Los espacios se ensanchan y estrechan.

Ya aprendí que no tienen una medida concreta sino la distancia de los cuerpos que lo ocupan. 

Ya aprendí que un pequeño sofá cama puede ser una basta llanura solitaria de dos personas jugando al escondite sin pocos lugares donde llegar a desaparecer para el otro, o para ti mismo.

Ya aprendí.